Avisar de contenido inadecuado

Hannah Baker

{
}

"No hay dónde huir ahora que sé que la culpa es mía y solo mía. Las tiroides no tienen que ver con esto."

Esas fueron mis palabras antes de entrar en un estado febril con los ojos vidriosos y el cuerpo caliente. 

El día de ayer no fue en sí algo difícil, el sábado había estado de muy buen humor, contra todo pronóstico, y este me acompaño incluso la mañana del domingo. Día en que desperté sintiéndome como nueva, hasta con ganas de sentirme amada y no sólo complacida sexualmente. Todo comenzó excelente, buen despertar, un desayuno increíble, una comida muy rica y en medio de eso comencé el "Uncharted 3", el último juego de la saga que me queda por completar con mi novio. Ni siquiera me enoje cuando él se dedicó a estudiar y yo a dormir, quería una siesta, más no deseaba estudiar. El día transcurrió sin mucha importancia, al despertar su familia estaba merendando unida, habían llegado su hermano mayor y la novia, mirando la película "UP". Creo que ahí fue cuando todo empezó. Un proceso lento que me carcomió a lo largo de las horas siguientes. No sé cómo, pero de alguna manera los demonios que había ocultado iban tomando forma en mi interior. Esta vez era diferente a lo habitual, no había violencia de por medio, no quería gritar ni decir nada, solo quería dormir, recibir pasivamente lo que me sucedía... Descansar, descansar un tiempo largo. Había reemplazado violencia por sumisión, ya no importaba mucho nada, de todos modos estaba casi muerta. Aún no, podía sentir. Es la única prueba que me quedada de mi humanidad. 

Llegó la noche, fría, tranquila, lenta, trajo consigo una idea peligrosa que venía evitando desde la mañana, terminar "13 razones porqué". Mi novio había insistido desde la tarde con esto, lo había evitado lo más que pude pero era hora de afrontarlo, teníamos que terminarla. Con mucho miedo, pues sabía lo que se venía, puse play a la serie... Grave error.

Hannah Baker fue violada brutalmente por un estúpido compañero futbolista que se creía dueño de todo. La escena fue muy explícita, con ella contando cómo tras todo lo que había vivido las ganas de luchar se habían desvanecido y cómo en ese momento la vida la había abandonado. Ella murió una semana antes de suicidarse, justo en el momento en qué su virginidad fue tomada por un abusador. Esa escena fue la más fuerte que vi en toda la serie, Hannah dejo de luchar y se quedo quieta, sin respirar si quiera, con el cuerpo flojo y la mirada ida, igual que un cadáver, mientras su agresor la seguía penetrando una y otra vez salvajemente, incluso la lleno de moretones. La imagen de su cara inexpresiva mirando al vacío, su cuerpo siendo atacado una y otra vez, ella sin inmutarse, pues las lágrimas caían solas ya... Así, sin vida y abandonada de toda esperanza era como me había sentido en varias ocasiones, incluso así había tenido sexo, sin mi consentimiento y soportando el dolor por diferentes motivos. Me vi reflejada en ella, por un segundo sus ojos claros me hipnotizaron, recordándome que no eramos tan diferentes. 

Sacudi la cabeza para quitarme la sensación de dolor en mi alma, quería despertar del trance, apretando fuertemente la mano de mi novio. Pensé que nada peor podía suceder, pero entonces nos mostraron como Hannah, tras grabar las cintas, se sintió liberada y decidió darle una última oportunidad a la vida. La vida la defraudó, igual que había hecho hasta el momento. De manera que tomo unas hojas de afeitar, llenó la bañera de agua tibia y se cortó las venas. La serie mostró cómo lo hizo. Tomó las hojas de afeitar, las colocó en paralelo a sus venas e hizo dos cortes, amplios y verticales, por todo el ante brazo. Lo hicieron explícito, visual, sangriento. Se cortó los dos brazos y esperó tranquila a que la vida la abandonara. Mientras se cortaba sentí dolor, miedo, curiosidad y un picor ardiente en el lugar donde ella se había lacerado. Todavía lo siento al recordarla. Pude haber sido yo, pensé. Así podría haber terminado, cuánto dolor, cuánto dolor... No creí que aguantaría. Entonces mi novio, que había corrido la vista de la impresión, me abrazó dulcemente.

"Pudiste haber sido vos", dijo tal cual reflejaban mis ojos atónitos. 

" Sí ", atiné a decir ida. 

La serie terminó de una manera abierta, pareciera que todo se va a resolver en la segunda temporada que aún no hemos visto, pero lo importante es la sensación que me dejó. Profundo vacío, eso fue lo que me dejó. Retrocedí hasta mi adolescencia donde poco me importaba la vida dado que estaba muerta en vida. 

" ¿Cuántas veces me deprimi desde que estamos juntos?", pregunté sin dar la cara, estaba acostada de espaldas a él.

"Muchas, no sabría contarlas."

"¿Promedio por semana?", insistí.

" Una o dos, a veces incluso semanas enteras. Tu humor es muy cambiante", sentenció.

"Wau, es mucho tiempo", observé sorprendida, creía que lo llevaba mucho mejor.

" Sí, por eso no quiero dejarte sola nunca. Tengo miedo de que te pierdas a vos misma en tu dolor", me acarició el pelo suavemente.

"Probablemente lo haría", me tapé sin más, la conversación había terminado para mi.

" No lo sé, yo confió en vos y me gusta darte motivos para que estés bien. Todos tenemos miedo, amor. Incluso yo, pero hay que afrontarlo y dejar de esconderse. Tarde o temprano se va a ir si lo afrontas."

Con esas últimas palabras me abrazó, sin dejar de acariciarme dulcemente, y me beso el cabello. La noche había terminado, la conversación también, más no podía dormir, me sentía inquieta. En mi interior sabía que los demonios no desaparecen solos, pero por unas horas, las que durara mi sueño, quería mentirme y creer que así era. Todo iría bien, al menos por ese día había sobrevivido.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Hannah Baker

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre